sábado, 5 de junio de 2010

La otra fiebre del mundial





La expresion máxima de la pasión que desata el mundial no se vive entre los afortunados barra bravas que viajan hacia sudáfrica amenizando las rutas aéreas con sus cánticos y alegría y ni siquiera en cada bar, oficina, redacción o casa donde a cada minuto se ve fútbol y fútbol y más fútbol y menos aún en los garbarino que venden plasmas en cincuenta cuotas como pan caliente. No. El lugar extático por excelencia que refleja a la perfección los próximos días que iremos a vivir se encuentra, todos los fines de semana, en el parque rivadavia. Los protagonistas son los niños. Y sus temibles padres.





Se sabe que el coleccionar figuritas es una pasión infantil. ¿Quién no compraba los sobrecitos en los kioscos, pegaba las figuritas que no tenía y, luego, en la escuela, intercambiaba las demás? Había figuritas difíciles que podían cambiarse por muchas otras. Se jugaba a darlas vuelta con el puro vuelo aéreo del arco de las manos. En fin: toda una ciencia. (Una vez yo, distraído, tenía una figurita difícil de un álbum de aviones. En el recreo un pibe vino a intercambiarmela. Me ofreció diez figuritas. Dije que no. Me ofreció muchas más. Me seguía negando. Mientras tanto, una pequeña muchedumbre se juntaba a nuestro alrededor. Su oferta crecía cada vez más y mi codicia también. Me dijo: "Te la cambio por todas estas", y me mostró un pilón enorme de figuritas. El público estaba expectante. Yo traspiraba. ¿Qué debía hacer? ¿Debía parar, debía aceptar, debía redoblar la apuesta, debía quedármela para mi propio álbum? Las miradas estaban clavadas en mí. Tomé una decisión: "No", dije. "Uhhhhh!", se escuchó a mis espaldas. El público se retiraba decepcionado. Mi contrincante me miraba sobrador. "¡Qué boludo!", escuché. Desde ese momento confieso que me volví un indeciso consuetudinario).
También existieron aquellas gloriosas Basuritas. Me ofendía que sólo existiera una para Diego: "Diego Loso", decía el muñequito de la infamia. Pero estaban híperbuenas, si dejamos este detalle aparte. Cada cuatro años no sólo viene el mundial, sino que también aparecen las figuritas del mundial.




El parque rivadavia es un lindo parque. Al fondo de todo, se juntan centenares de chicos y sus padres a intercambiar figuritas. Puede resultar tierno ver a esos párvulos que repiten como un mantra: "sila, sila, sila" mientras su ocasional compañerito le muestra el pilón de figus repetidas que ofrece para intercambiar. "Nola" es la palabra clave: quiere decir: "no la tengo, haya comercio entre nosotros". A la vez, van llenando complicadas fichas elaboradas por ellos mismos que revelan sus posesiones y sus carencias. Las madres suspiran de amor.
En cambio los padres... Ver a los padres intercambiando figuritas resulta, por lo menos, extravagante. Otros dirán: tenebroso. Un señor con cara de pocos amigos le ofrece un pilón de figuritas a un nene treinta años menor que él y pide el pilón a cambio. Revisan cada uno el pilón, figurita a figurita, hasta que el padre dice: "Las tengo todas" y despacha al nene, sin haber cambiado su cara de pocos amigos. En otro rincón, cuatro adultos ríen y proceden al intercambio, como si se tratara de un regreso a su más tierna infancia. Se escucha un grito: "Pero Juan, te recagaron!": un padre dictamina que su hijo ha sido estafado por otro pequeñuelo de futuro criminal.

Es una experiencia esplendorosa. Recomiendo que se den una vueltita por el parque rivadavia. Y no se repriman, luego, de pedir en el kiosco un paquete de figuritas.





En este video se puede observar la locura generalizada. Culmina con una persona con evidentes capacidades diferentes que le hace gestos extraños al cameraman. Cosas que pasan.

1 comentario:

ernan dijo...

jA
ese es uno de los actores de xona rojas...estas comprando extras para tus notas...jaja